¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

Las válvulas de admisión están entre los elementos más importantes del motor de combustión carburado, ya que controlan la cantidad de combustible que entra en el interior de la cámara de combustión en cada momento. En este artículo te explicamos cómo funcionan, qué tipos existen y cuándo y cómo cambiarlas.

Cómo funciona una válvula de admisión

La válvula de admisión se abre y se cierra con gran precisión en milisegundos, controlada por unos lóbulos (levas) en un eje giratorio (árbol de levas). Para ello se impulsa por una cadena, una correa o un conjunto de engranajes del cigüeñal.

Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

¿De qué están hechas y dónde están las válvulas de admisión?

La válvula de admisión es siempre más grande que la válvula de escape y suele ubicarse en la parte superior de los cilindros, en la culata.

La válvula de admisión se compone de una parte alargada, el vástago, y una parte superior ensanchada donde se encuentra el cabezal. El asiento se encarga del cierre hermético del cilindro, la chaveta une el platillo del resorte y la válvula y las guías evitan la acumulación de aceite.

Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

Los tres tipos de válvulas de admisión

Para poder funcionar con precisión milimétrica en un entorno que alcanza temperaturas de 300ºC y presiones altísimas, las válvulas de admisión están fabricadas con aleaciones muy resistentes.

  • Válvula monometálica: fabricada en un único material a través de un proceso de extrusión en caliente o de recalcado.
  • Válvula bimetálica: combina diferentes materiales, poniendo el más resistente al calor en la cabeza.
  • Válvulas huecas: son más ligeras y bajan la temperatura entre 80 °C y 150 °C. Su interior relleno de sodio, al agitarse, disipa el calor desde la cabeza hasta el vástago.
Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

Cuándo es necesario cambiar las válvulas de admisión

Como hemos visto, las válvulas de admisión son esenciales para el buen funcionamiento de un motor de combustión, por lo que es necesario cambiarlas siempre que sufran algún daño o desgaste, si detectamos carbonización, si se produce algún fallo mecánico en la culata…

Cómo cambiar las válvulas de admisión

Cambiar las válvulas de admisión es un procedimiento de cierta complejidad para el que hay que desmontar totalmente la culata.

El procedimiento debe comenzar con el drenaje del aceite y el líquido refrigerante. A continuación, para liberar la culata, retiramos la tapa de las válvulas, las mangueras, la faja o cadena de tiempo y el múltiple de admisión y escape.

Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

Entonces procedemos a desatornillar la culata siguiendo siempre el procedimiento recomendado por el fabricante. La desmontamos y la instalamos en un banco de trabajo. Retiramos los seguros, sellos, resortes y las válvulas de sus guías correspondientes.

Ya en la instalación, es necesario asentar las válvulas: maquinar la cara de la válvula y el asiento de la culata para que la cámara de combustión hermetice correctamente.

Válvulas de admisión: cómo funcionan y cómo cambiarlas

Como especialistas en mecánica de vehículos, en Central de Recambio Original solo trabajamos con Recambios Originales. Puedes contactar con nosotros a través del siguiente formulario o llamando al 93 223 84 85.

Solicita información