¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

Qué es el trapecio del coche y posibles problemas

El trapecio es un componente del sistema de suspensión de los vehículos que se encarga de evitar cualquier pérdida de control no deseada. Gracias a él, la rueda es capaz de absorber los movimientos verticales del vehículo durante la marcha, manteniendo el neumático en todo momento en contacto con el firme. Resulta así pues, un elemento esencial para la seguridad.

Tipos de conexiones mecánicas en la suspensión de un coche

En las suspensiones automotrices, el brazo de suspensión o eslabón de control se une en solo dos puntos: a la carrocería o el bastidor en un extremo y a la rótula, el montante, el eje u otro eslabón en el otro extremo. Y estos son los tres tipos de conexiones mecánicas que podemos encontrar en los brazos de suspensión o eslabones de control de los sistemas de suspensión:

  • Brazos: cuando su anclaje al chasis y al elemento de la suspensión se hace a través de un único punto en cada extremo.
  • Triángulos: cuando en uno de los lados hay un enlace doble.
  • Trapecios: cuando hay un anclaje múltiple en los dos extremos del componente. El nombre de trapecio deriva de la geometría que ofrece este tipo de conexión en la mayoría de los esquemas de suspensión. En los vehículos más modernos muchos de los ejes delanteros cuentan con una suspensión de doble trapecio. Esta solución reduce la masa suspendida y mejora sensiblemente su capacidad de respuesta.
Qué es el trapecio del coche y posibles problemas

Posibles averías en el trapecio de la suspensión de un coche

El trapecio es un elemento sometido a una enorme tensión, especialmente si el coche suele circular por pistas o carreteras en mal estado. Con el paso del tiempo y los kilómetros sus piezas móviles se ven sometidas a un inevitable desgaste y es posible que haya que sustituir algunos elementos.

Las piezas del trapecio que más suelen sufrir son los silentblocks, que ayudan a mitigar las vibraciones y hacen la marcha más confortable. Estos bujes constan de dos mangas metálicas, intercaladas una en la otra, con un inserto de goma entre ellas. Es recomendable verificar su estado al menos cada 50.000 kilómetros, reemplazándolos por otros nuevos siempre que hayan sufrido un desgaste acusado, estén agrietados o pelados. Un síntoma que suele delatar un problema en su funcionamiento es cuando el coche tira de un lado al frenar y del otro al acelerar.

Otras pieza susceptibles de sufrir averías son los brazos del trapecio, ya sea uno solo o ambos. Los problemas en este punto pueden detectarse al girar el volante entre sus topes de giro. Si aparecen ruidos como de pieza suelta, es probable que haya que reemplazar todo el brazo.

En algunos casos, sin embargo, es posible que el problema sea específico de la rótula y pueda solucionarse cambiando solo ésta. Aunque esta es en principio una avería más simple hay que ser cuidadoso con la reparación, porque con ella pueden aparecer problemas que causen una dirección imprecisa. Al finalizar la reparación hay que hacer el paralelo de ruedas para asegurar que quedan perfectamente alineadas.

Qué es el trapecio del coche y posibles problemas

En Central de Recambio Original somos especialistas en mecánica de vehículos y trabajamos de forma exclusiva con Recambios Originales. Puedes contactar con nosotros llamando al 93 223 84 85 o a través del siguiente formulario.

Solicita información