¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

Por qué pierden potencia los motores con el calor

El calor del verano no le sienta muy bien a los motores. Cuando la temperatura exterior supera los 35ºC el motor de un vehículo pierde de media unos cinco caballos de potencia, pero la debacle puede llegar hasta los 15 CV en algunos motores con turbo.

La explicación es simple. Todos los motores, sean diésel o gasolina, necesitan introducir aire en los cilindros para poder llevar a cabo la combustión. Sin embargo, cuando la temperatura es elevada el aire contiene una menor proporción de oxígeno y como consecuencia el combustible no se quema con tanta facilidad. Esto es lo que provoca una caída en el rendimiento.

En el caso de los motores turbo o con compresor de aire, que necesitan más aire para funcionar, la falta de oxígeno es más crítica. Por este motivo la pérdida de potencia en este tipo de propulsores es mayor, de hasta 15 CV.

Por qué pierden potencia los motores con el calor

Otra vía por la que el motor pierde rendimiento es el sistema de refrigeración. Este es el encargado de que el motor no supere su temperatura óptima de funcionamiento, que suele situarse entre los 85 y los 95 grados. Su trabajo se ve obligado a ser más intenso en verano, sobre todo cuando circula a velocidades por debajo de los 40 km/h. En estas circunstancias el electroventilador tiene que actuar más a menudo y ocasiona una bajada del rendimiento del motor en torno a los 2 CV. Por suerte, en este caso el aumento de consumo es inapreciable.

Un tercer factor que explica la bajada de potencia en verano es el uso del aire acondicionado, que funciona mediante un compresor accionado por el motor. Como consecuencia, cada vez que se pone en marcha el aire acondicionado, la potencia baja en unos 4 CV de media. Además, el consumo de combustible aumenta aproximadamente en un litro cada 100 km.

Por qué pierden potencia los motores con el calor

Soluciones a la pérdida de potencia en verano

Ante una bajada en el rendimiento del motor durante los meses más calurosos, y si no aparece ningún otro problema notable en la revisión del coche, es importante tener todas estas posibles causas en mente.

En todos los casos se trata de pérdidas de potencia inevitables, pero sí que es posible minimizarlas y evitar que se acentúen demasiado llevando a cabo un buen mantenimiento.

Por ejemplo, la caída del rendimiento ocasionada por la temperatura del aire será mayor si el filtro del aire está sucio o las bujías son demasiado viejas. Cambiar estos elementos son dos operaciones de mantenimiento sencillas que ponen su granito de arena en la optimización del funcionamiento del coche en verano.

Por qué pierden potencia los motores con el calor

En cuanto al sistema de refrigeración, cambiar el líquido refrigerante cada cuatro años y asegurar que su nivel se mantiene dentro de los límites adecuados es una ayuda notable en este aspecto.

Por último, en las revisiones de vehículos durante el verano hay que tener en cuenta que las altas temperaturas ocasionan también otros problemas: los frenos se fatigan antes debido al recalentamiento, la duración de los neumáticos se reduce en un 15%, la pintura de la carrocería pierde brillo y los materiales interiores pueden decolorarse y deformarse.

Por qué pierden potencia los motores con el calor

En Central de Recambio Original somos especialistas en mecánica de vehículos y trabajamos exclusivamente con Recambios Originales. Contacta con nosotros llamando al 93 223 84 85 o a través del siguiente formulario.

Solicita información