¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

¿Cuándo se deben cambiar los neumáticos del coche?

Como todo elemento de seguridad, es necesario revisar periódicamente el estado de los neumáticos del coche, puesto que son el único elemento en permanente contacto con la carretera y el agarre del vehículo depende casi exclusivamente de ellos.

Por su naturaleza, los neumáticos se consideran un elemento de desgaste, pues la fricción contra el firme los desgasta poco a poco. Pero, ¿cuándo y cómo se sabe que hay que cambiar los neumáticos?

El cambio de neumáticos depende de muchos factores

El primer condicionante, y también el más importante, es comprobar el desgaste que presentan las ruedas. Para poder revisarlo, basta con comprobar la banda de rodadura del neumático, pues en el interior de los surcos del neumático se encuentran unos testigos de desgaste en forma de pastilla de goma.

El límite legal de profundidad del dibujo de un neumático en España es de 1,6 mm, que es exactamente el grosor de estas pastillas o testigos de desgaste. En el caso de comprobar que estos testigos están al mismo nivel que el resto de dibujo, se debe realizar la sustitución de los neumáticos.

Además, el conductor debe saber que los problemas de circular con unas ruedas muy gastadas van mucho más allá del aspecto legal. Así, al no tener apenas dibujo ni canales para evacuar el agua en caso de lluvia, es mucho más probable el aquaplanning y sufrir un accidente. Por otro lado, la goma que forma el neumático en sus zonas más internas es muy distinta a la goma del dibujo, no proporciona la misma adherencia y aumenta el riesgo de perder el control del coche.

claves_cambio_neumaticos_de_coche_1

 

Un desgaste desigual aumenta el riesgo de accidente

Si el desgaste del neumático no es uniforme, pero suficiente para que en alguna zona supere el mínimo legal, también deben sustituirse los neumáticos y, a su vez, corregir los defectos de alineación que pueda tener el coche para provocar un desgaste anómalo.

Otro de los factores determinantes es la edad del compuesto. Un neumático no tiene fecha de caducidad, pero si de fabricación, lo que nos permite conocer su antigüedad. Con el tiempo, el caucho tiende a agrietarse y hacerse más rígido, perdiendo notablemente sus cualidades adherentes con el asfalto, algo que se traduce en una adherencia del coche muy inferior a la que debería.

En caso de que los neumáticos presenten grietas y cuarteamientos en los flancos o en la banda de rodadura, se aconseja su sustitución. Asimismo, si el coche duerme a la intemperie, los rayos ultravioletas del sol también aceleran esta descomposición del caucho, disminuyendo su vida útil.

De hecho, aunque el coche duerma siempre en garaje y resguardado de las inclemencias meteorológicas, el tiempo sigue haciendo mella en los neumáticos. Por lo que ante un estado deteriorado del neumático, aún cuando mantenga su dibujo, debe ser reemplazado por uno nuevo.

claves_cambio_neumaticos_de_coche_2

Por último, los neumáticos deben cambiarse si presentan algún daño estructural. No es infrecuente que debido a bordillazos o impactos de elementos en la carretera, surjan «hernias» en los laterales, unos bultos considerables. En estos casos la rueda debe ser sustituida, puesto que el golpe ha roto la carcasa interior del neumático dejando la goma sin sustento interior en ese punto y deja de ser seguro circular con ella.

Desde Central de Recambio Original, como proveedor de recambios de referencia a nivel nacional, recomendamos siempre equipar los vehículos con neumáticos de la mejor calidad. Les podemos ofrecer más información contactando con Central de Recambio Original mediante nuestro formulario web o llamando al 93 223 84 85.

Solicita información