¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

Las 4 claves del mantenimiento de un motor gasolina o diésel

Es la parte más importante de un coche. Los nuevos modelos cada vez más parecen ordenadores sobre ruedas, pero lo que convierte a un coche en un coche es su motor: el elemento que le permite moverse y transportar al conductor y sus pasajeros.

Por lo tanto, el correcto mantenimiento de un motor es el ABC de cualquier taller mecánico. Hoy queremos repasar cuáles son las acciones básicas a realizar para mantener en forma un motor de combustión, gasolina o diésel. Son una serie de procedimientos rápidos que se deben hacer rutinariamente y que, en el peor de los casos, no supera la media hora.

1. Verificar el nivel de aceite

Un aceite en mal estado o insuficiente puede provocar una amplia gama de averías, así que la verificación del nivel, su sustitución en los momentos adecuados y el uso de productos de primeras marcas con la viscosidad adecuada es imprescindible en la fidelización del cliente del taller.

Para comprobar el nivel de aceite es necesario que el motor esté caliente pero no en marcha. Bajo el capó, la varilla de nivel normalmente se encuentra cerca de la tapa del aceite y es de color amarillo. Sácala, límpiala con un papel, métela y espera unos segundos. Vuelve a sacarla y comprueba la mancha del nivel de aceite, que debe estar entre las marcas “MIN” y “MAX”.

Las 4 claves del mantenimiento de un motor gasolina o diésel

2. Comprobar el nivel del líquido refrigerante

El líquido refrigerante evita el peligroso recalentamiento del motor, que puede ser el origen de reparaciones muy costosas.

En este caso, para realizar la verificación es necesario que el motor esté frío, porque si está en funcionamiento o caliente corres el riesgo de que parte del líquido refrigerante que circula por el sistema salga disparado.

Las 4 claves del mantenimiento de un motor gasolina o diésel

3. Revisar la correa de distribución

La correa de distribución es una correa dentada fabricada a base de caucho y fibras textiles que engrana con los piñones y poleas dentadas del cigüeñal, árboles de levas y demás elementos móviles del motor.

En la revisión rutinaria no olvides comprobar si la correa presenta signos de desgaste, como grietas o rajas. En principio, las correas de distribución no requieren más mantenimiento que evitar derrames de aceites, combustibles o líquidos a su alrededor. Pero en los coches más antiguos hay que recordar que el paso del tiempo, las variaciones de temperatura y la humedad son a la larga grandes enemigos de los cauchos y plásticos con los que se fabrica este elemento.

En este post te explicamos todo sobre el mantenimiento de la correa de distribución.

Las 4 claves del mantenimiento de un motor gasolina o diésel

4. Revisar el filtro del aire

Todos los coches tienen al menos un filtro de aire para asegurarse de que no entran cuerpos extraños en el interior motor. En los modelos más modernos, esta pieza generalmente se ubica dentro de una carcasa de plástico con grapas o tornillos. Retira dicha tapa, y si ves el filtro muy sucio, cámbialo por uno nuevo. Recuerda que un elemento tan importante en el correcto funcionamiento del motor debe ofrecer siempre las mayores garantías del fabricante, algo que únicamente puede asegurar un Recambio Original.

Las 4 claves del mantenimiento de un motor gasolina o diésel

En Central de Recambio Original somos especialistas en la mecánica de vehículos y trabajamos exclusivamente con Recambios Originales. Para contactar con nosotros puedes usar el siguiente formulario o llamarnos al 93 223 84 85.

Solicita información