¿Dónde encontrarnos? Estamos en

Carrer dels Motors, 152, 08038 Barcelona

8:30 - 13:30 /15:30 - 18:30

Cómo funciona el líquido de frenos y cuándo cambiarlo

Igual que el aceite y otros muchos consumibles del automóvil, el líquido de frenos pierde su eficacia con el tiempo. No solo eso, puede llegar a absorber humedad y provocar así la corrosión del sistema hidráulico. Obviamente, esto supone un problema de seguridad grave para el vehículo, por lo que controlar el buen estado del líquido de frenos y cambiarlo cuando sea necesario tiene que formar parte de cualquier rutina de revisión.

¿Qué es y cómo funciona el líquido de frenos?

El líquido de frenos se encarga de producir la potencia que mueve las diversas partes del sistema de frenos del vehículo. Se trata de una sustancia imposible de comprimir, un compuesto especial formulado para trabajar a altas temperaturas y bajo alta presión.

Su funcionamiento es relativamente simple:

  • Pisamos el pedal del freno
  • El pedal presiona un pistón dentro de la pinza de freno
  • La compresión hace que se acumule presión y mueve el líquido de frenos a través de las tuberías del circuito de frenado
  • El líquido de frenos crea una presión que empuja las pastillas y las pone en contacto con los discos
  • Primero los ralentiza y, si seguimos aplicando presión sobre el pedal, acaba deteniéndolos por completo
Cómo funciona el líquido de frenos y cuándo cambiarlo

No todos los líquidos de frenos son iguales

Existen varios tipos de líquido de frenos en el mercado, y cada sistema de frenado tiene requisitos distintos, dependiendo del punto de ebullición y del trayecto que realice el pedal del freno para la detención del vehículo.

Por ejemplo, los sistemas de frenos antibloqueo usan líquido de frenos a base de glicol, mientras que los que no son ABS funcionan con líquidos a base de silicona. Como siempre, es recomendable no jugársea y utilizar siempre los productos recomendados por el fabricante.

Clasificados por su punto de ebullición, existen los siguientes tipos:

  • DOT 3: es el líquido de frenos más común y barato. 205 °C en seco; 140 °C en húmedo y viscosidad de 1500 cSt.
  • DOT 4: ofrece más durabilidad y prestaciones ligeramente superiores. 230 °C en seco, 155 °C en húmedo y viscosidad de 1800 cSt.
  • DOT 5: es de base sintética en lugar de mineral. 260 °C en seco; 180 °C en húmedo y viscosidad de 900 cSt.
  • DOT 5.1: ofrecen mejores prestaciones y capacidad de absorber la humedad. 270 °C en seco, 180 °C en húmedo y viscosidad de 900 cSt.
Cómo funciona el líquido de frenos y cuándo cambiarlo

¿Cómo compruebo el estado del líquido de frenos?

La mayoría de modelos de vehículos almacena el líquido de frenos en un depósito de plástico translúcido que permite comprobar su nivel sin tener que destaparlo. Esto es una buena práctica muy importante, porque abrir el depósito innecesariamente puede permitir la entrada de humedad en el sistema hidráulico y causar oxidaciones.

¿Cuándo hay que cambiar el líquido de frenos?

La norma general recomienda cambiar el líquido de frenos cada dos o tres años. Sin embargo, en la práctica esto puede depender en gran medida del uso que se haga del vehiculo.

Cómo funciona el líquido de frenos y cuándo cambiarlo

Como especialistas en mecánica de vehículos, en Central de Recambio Original solo trabajamos con Recambios Originales. Puedes contactar con nosotros a través del siguiente formulario o llamando al 93 223 84 85.

Solicita información